Sin pensarlo dos veces

This WordPress.com site is the cat’s pajamas


Deja un comentario

POST-IT: DOBLE MILITANCIA I

A propósito del XVI Encuentro Intercultural de Mujeres que se ha organizado, año tras año hasta cumplir los 16, por la asociación El Cerezo de Villena y que este año lo han dedicado a la doble militancia; me he visto obligada a reflexionar sobre las mías, mis militancias: el feminismo y el socialismo. Fundamentalmente porque las organizadoras me invitaron a participar como ponente y no me iba a presentar ante un aforo tan sabio sin haber hecho el ejercicio autocrítico que entendí se me pedía.

La intervención la titulé: Doble militancia o células imaginales. El porqué del título lo dejo para el final de este Post-it. Compartí intervención con Cate Hernández y Marisol Moreno, de las que recomiendo los cinco lobos a los que nos enfrentamos las mujeres feministas en los partidos políticos, de Cate y la necesidad de seguir aprendiendo, de Marisol. En cuanto a mi intervención simplemente quise introducir tres elementos para el debate posterior.

Estos elementos eran: 1.- ¿Es necesario un partido feminista? 2.- Los Pactos como estrategia. 3.- La total investidura de las mujeres en política.

Empecé mi intervención diciendo que cuando me invitan a intervenir en un debate y digo que soy socialista la mitad del aforo desconecta, pero cuando digo que soy feminista desconecta la otra mitad. Así que llegados a este punto entendería perfectamente que dejaran de leer este post-it. Sin embargo, todavía no sé por qué, me siguen invitando a participar y con ello obligándome a reflexionar sobre el socialismo y el feminismo.

A partir de aquí extractaré de mi intervención los tres puntos a los que me he referido antes:

1.- ¿Es necesario un partido feminista?

“…Considero que introducir el contexto socio-político actual es importante porque me gustaría hablar de la doble militancia hoy, pero para hablar de la doble militancia hoy es inevitable retomar el debate que se inició a finales de los 70’ y que en las Jornadas de Granada supusieron una línea divisoria entre el Feminismo Independiente y las Feministas de Doble Militancia momento en el que las independientes abandonaron las estructuras unitarias generando una ruptura organizativa del movimiento.

Hablo de las Jornadas de Granada porque en el contexto socio-político actual son muchas las voces feministas que reclaman un espacio político propio y con lo de espacio político propio me refiero a un partido feminista.

Este es uno de los elementos que quería introducir para que en el debate posterior podamos retomarlo. ¿Necesitamos o es conveniente un partido feminista? ¿Deberíamos reconducir nuestra doble militancia a un partido feminista?

Tirada la piedra no voy a esconder la mano, yo soy feminista y socialista. Y aquí quiero detenerme unos segundos. Las etiquetas no están de moda, lo sé, pero es que yo no soy ni de arriba ni de abajo, ni progresista ni conservadora, soy socialista de la misma manera que soy feminista, de la única manera que sé ser: sin paliativos. Evidentemente estoy hablando de ideología. La que me hace militar en mi organización y la que me hace militar con vosotras…”

2.- Los Pactos como estrategia.

“…Retomado el tema de las organizaciones, que las organizaciones políticas, sindicales, empresariales y asociativas son patriarcales es una de las pocas verdades que me atrevo a sostener. Dicho esto, me parece imprescindible establecer pactos entre las mujeres feministas que militamos en los partidos políticos y, por supuesto, con aquellas que no militan para poder hacer que nuestros partidos venzan las resistencias patriarcales y no seamos nosotras las que siempre tengamos que posponer los debates importantes por los urgentes.

Los Pactos es el segundo elemento que me gustaría introducir para el debate posterior. Sobre todo, porque volviendo a la situación socio-política actual, en que tan necesarios son para que la izquierda pueda gobernar, mi pregunta ahora es ¿En qué medida van a influir las políticas de igualdad que se desarrollarán posteriormente a la hora de dar la gobernabilidad a uno u otro partido? ¿En qué medida estamos influyendo las feministas en los pactos de gobierno o vamos a ser llamadas a pactar?…”

3.- La total investidura de las mujeres en política.

“…Celia Amorós afirma que “las mujeres detentan poder sin la completa investidura” es decir, con esa precisión que hace que detentar poder sea verdadera y creíble. (Así lo explica Amelia Valcárcel en su libro La política de las mujeres).

Amelia Valcárcel continua diciendo que: una decisión tomada por alguien que detenta poder de esta forma tiene que ser ratificada (y si no es ratificada dicha decisión) permanece simplemente en los márgenes de lo relativamente opinable. (convirtiéndose por tanto en una protodecisión, no en una decisión). Por lo que es totalmente diferente llevar a ratificación que a conocimiento.

Lo que nos lleva a plantearnos el poder implícito y el poder explicito, del que habla Valcárcel. Una Secretaria de Igualdad en una organización política detenta un poder explícito, legitimado en la asamblea que ha sido elegida, pero quienes ostentan el poder implícito, el que no se elige en ninguna asamblea en muchas ocasiones lo hacen valer por encima de quienes detentan el poder explícito.

Sobre este tema recomiendo encarecidamente el artículo de opinión de Beatriz Gimeno Feminismo en los partidos y mujeres excusa http://beatrizgimeno.es/2011/12/15/2181/ …”

Acabé mi intervención explicando el título de la misma: Doble militancia o células imaginales.

“… Las feministas somos las células imaginales de los partidos políticos. Las orugas, en este símil los partidos políticos, viven absolutamente felices viviendo como orugas, paseándose como orugas, relacionándose como orugas. Pero llega un momento, en la vida de toda oruga, en el que empiezan a aparecer las células imaginales. El sistema inmune de las orugas no reconoce a las células imaginales y las ataca. Algunas o muchas mueren, pero su cuerpo no deja de generar células imaginales y al final son las células imaginales quienes hacen posible que la oruga se convierta en mariposa. Las células imaginales son las responsables de la metamorfosis de la oruga convirtiéndola en mariposa. (Es ciencia no cuento). De la misma manera que las feministas transformaremos hasta hacer posible la igualdad entre mujeres y hombres en las organizaciones y la sociedad.

Continuará.

El Cerezo


Deja un comentario

Mising Operative Sistem

Despertarse, hacer un café, dirigirte a la mesa donde tienes el ordenador, presionar el botón de encendido mientras das el primer sorbo al café y que se te atragante al leer en la pantalla: Mising Operative Sistem o lo que es lo mismo, Sistema Operativo Perdido. Eso, exactamente, es lo que me pasó hace un mes.

En la misma semana en la que volví a ver la serie Sex in the City por enésima vez y en la que celebramos el cuarenta cumpleaños de mi hermana, al que teníamos que asistir vestidos de parejas de ficción.

Tentada estuve de asistir al cumpleaños vestida de Carrie Bradshaw acompañada de mi ordenador portátil emulando el capítulo en el que el Sistema Operativo también desaparece de su ordenador.

Como a ella, todos me preguntaban: ¿No has hecho copia de seguridad?

¿Quién hace copia de seguridad? ¿Quién? Pues resulta que hay quien sí hace copia de seguridad.

¿Se divide la sociedad entre quienes hacen copia de seguridad y quienes no la hacen? ¿Entre quienes tienen una vida asegurada a todo riesgo y quienes hacen del riesgo una forma de asegurarse toda una vida?

Toda una vida no, pero los últimos cuatros años o su equivalencia en fotografías, documentos de trabajo, recetas de repostería (fantásticas y que ya no recuperaré), materiales de estudio e incluso mi novela han quedado encriptados por un troyano.

No, no soy de las que hace copia de seguridad ni asegura su vida a todo riesgo. Tampoco practicaría el funambulismo para cruzar las cataratas del Niágara. Soy más bien de las que saltaría de un trapecio con red si esa red son mis amigas y también soy de las que tiene que aprender a trabajar con un nuevo ordenador.

Ese troyano me ha encriptado muchos recuerdos y mucho trabajo, pero encriptado no es sinónimo de olvidado o perdido. Ya encontraré la manera de recuperarlo y mientras tanto… ¿Por qué no saltar del trapecio de vez en cuando?

trapecio


Deja un comentario

Pos-it: Yo decido. El Tren de la Libertad

Leo en elEconomista.es: “El Gobierno no aprobará el viernes la ley del aborto por retrasos en los informes”. Si la noticia es cierta, el Ministro Gallardón retrasa por segunda semana la presentación de la reforma de la actual Ley de Derechos sexuales y reproductivos y de interrupción del embarazo en el Consejo de Ministros.

Dos semanas por decir algo. La tan traída y llevada reforma es la carta con la que amaga Gallardón desde que fue nombrado Ministro de Justicia. Y tanto amago, sinceramente, a mí me hace pensar que tal vez el señor ministro vaya de farol. Y es que en política no hay nada como la voluntad.

¿Se quiebra la voluntad ministerial porque hay disentimiento entre sus filas políticas sobre esta cuestión? Si la respuesta fuera afirmativa quizá el Pacto entre mujeres sería posible hoy en nuestro país.

¿El eterno amago se debe a que hasta ahora había procesos electorales en juego y la reforma de la ley le reportaría resultados más negativos de los obtenidos? Si la respuesta fuera afirmativa sería la demostración de que para este gobierno las mujeres y los derechos de las mujeres son moneda de cambio.

En cualquier caso, tanto amago y tanta quiebra de la voluntad ministerial ha tenido consecuencias. La más trágica es que hay mujeres que piensan que interrumpir voluntariamente su embarazo es un delito cuando todavía es un derecho en nuestro país.

En cuanto al feminismo… Ha conseguido ralentizar la agenda y la consecución de objetivos. Las feministas hemos tenido que aplazar debates, estrategias y líneas de investigación tan urgentes  como necesarias para alcanzar la igualdad real entre mujeres y hombres porque hemos tenido que emplear casi todas nuestras energías en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos adquiridos. Cuando quizá conseguir el Pacto de estado contra la violencia de género debería haber sido el eje central de este momento político.

Este gobierno ha perdido la oportunidad de que las mujeres españolas lo recordáramos como el gobierno que acabó con las víctimas de primera y de segunda. La violencia ejercida contra las mujeres y la pasividad del gobierno ante dicha violencia, lo convierte en un gobierno cruel, un gobierno que desprecia a las víctimas.

Y mientras el ministro amaga con la reforma, las feministas de todo el Estado Español nos hemos unido priorizando lo que nos une sobre lo que nos diferencia. Ya lo demostramos el pasado 1 de febrero con la organización del Tren de la Libertad. El próximo 10 de julio se estrenará en toda España la película Yo decido. El Tren de la Libertad. En Alicante se proyectará en la Sede de la Universidad de Alicante (Avda. Ramón y Cajal, nº 4) a las 20.00h. La Plataforma Feminista de Alicante, Col.lectiu L’Aparadora, Elx pel Dret a Decidir y el Colectivo de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) les esperamos para seguir defendiendo los derechos de las mujeres.

 

pelicula


Deja un comentario

Post-it: Consortes

“El Rey ha muerto. ¡Viva el Rey!” Frase de película, donde las haya. Pero en España somos más de teatro que de cine. O eso me parece a mí. No me negarán que nos va el teatro. Mi hermana, por ejemplo, cuando era pequeña, fingía que le dolía la cabeza la tarde anterior para no ir a la escuela al día siguiente. Yo le hubiera dado el Max. Ese llevarse la mano a la cabeza. Esa capacidad de doblar el cuello con gesto de dolor. En fin… A lo que iba. El Rey no se ha muerto, ha abdicado. Y para estos casos no hay una frase tan peliculera. Aunque ahora que lo pienso… ¿Quién la habría pronunciado?

¿Y la reina? ¿Qué pasa si ella no abdica? Por aquí, me soplan al oído que es consorte. Y consorte según la R.A.E en su primera acepción dice: “Persona que es partícipe y compañera con otra u otras en la misma suerte.” ¿Misma suerte? En este caso (y en tantos otros) la de él. Menos mal que no se ha muerto. ¿La hubieran matado? Por lo de la suerte consorte, digo.

El rey abdica y se abre el melón. Monarquía o República. Que yo prefiera una Jefatura del Estado elegida por la ciudadanía, o lo que es lo mismo, una República, no es el motivo de este Post-it. Siento la decepción. “No volverá a ocurrir”.

Pero es que a mí, sí me interesa la suerte de mis consortes. No soy bígama. Vuelvo a lamentar la decepción. Las consortes a las que me refiero son las mujeres. Mis iguales. Y las están matando. Y sí, su suerte y la mía están unidas. Por eso cuando matan a una nos matan a todas.  Porque las matan por ser mujeres. Sí, desde la cuna. Y esto tiene un nombre: Feminicidio.

Una República no tiene por qué ser de izquierdas necesariamente, mucho menos nos garantiza la eliminación del patriarcado y si no que se lo pregunten a Nicolas Sarkozy. Mi prioridad, ayer, hoy, y mañana, ha sido, es y será trabajar para eliminar la desigualdad más antigua y más injusta: la que se da entre hombres y mujeres por el mero hecho de nacer con uno u otro sexo.

Esta desigualdad, no lo olviden, es anterior a la existencia de los Reyes. El origen de la desigualdad sin embargo es el mismo: el nacimiento. ¿Qué no se entiende entonces? Si la República pretende acabar con los privilegios de una familia por su cuna o nacimiento sobre el resto de la ciudadanía. ¿Cómo es posible que sigamos siendo una minoría quienes queremos abolir los privilegios de los hombres frente a las mujeres?

Apelo, a quienes enarbolan la bandera tricolor. La que incluye la franja morada. La que visibiliza el color de la lucha de las mujeres. Acabemos con los privilegios. Con los de los hombres, también.

 

en el cine


Deja un comentario

Post-it: ¿Paz en primavera?

Me contaba una amiga que su estación preferida es la primavera porque le transmite paz. ¿Paz?

Nuestra sociedad se desangra en tiempos de paz y nuestros gobernantes no ponen remedio. ¿No han aprendido nada? Miles de mujeres son asesinadas en el Planeta cada año por el mero hecho de ser mujeres. ¿Realmente hemos evolucionado? ¿De qué ha servido el paso del tiempo? ¿No queremos observar esta realidad de la misma manera que observamos las mareas? Ya les anticipo que la luna en este caso no tiene ninguna influencia sobre la mente de los hombres. La luna llena no los convierte en machistas asesinos. La sinrazón se debe a las sociedades androcentristas en las que vivimos y a los privilegios que los varones obtienen de ellas. Privilegios que se obtienen a cambio del sufrimiento y la muerte, en este caso, de las mujeres.

La sociedad, en la intimidad, dirá que está muy mal matar a las mujeres pero de nada sirve reconocer en el ámbito privado de cada cual que el machismo mata. La sociedad ha de salir a la calle y reclamar justicia ¿O acaso creen que las víctimas del terrorismo machista no son sus víctimas? Lo son de la misma manera que lo son las víctimas de cualquier terrorismo, de la misma manera que lo fue el pueblo judío o la esclavitud de la raza negra. Nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos un documental que nos habla de los campos de concentración nazis o sobre el exterminio de pueblos indígenas, pero yo me pregunto ¿Y tú que estás sentado o sentada en el sillón de tu casa viendo la última noticia sobre el último asesinato por violencia de género qué vas a hacer? ¿Llevarte las manos a la cabeza? ¿Hacer como que no has sido informado? O Salir a la calle a exigir al gobierno que aplique la Ley integral contra la violencia de género y convierta el feminicidio en una cuestión de estado.

Son ya demasiadas las primaveras que las víctimas de violencia de género son incapaces de ver siquiera a través de los barrotes de sus ventanas.

 

para y piensa

 


Deja un comentario

A veces… ¡Ya son dieciocho!

Leo el artículo de Mar Esquembre,  publicado hoy, 16 de marzo de 2014;  en Hora de Levantarse y en El Diario Información y mis dedos sienten nostalgia de teclear en el ordenador… hay quienes dirían que simplemente es envidia. No voy a discutir, he decidido reservarme para las discusiones importantes.

La cuestión es que mi hijo hoy cumple dieciocho años. Esa edad en la que las legisladoras y legisladores decidieron que somos adultas y adultos. Esa edad en la que abandonamos la infancia definitivamente.

Más allá de sentirme un poco o demasiado mayor, renuncio a hablar de mis sensaciones; poco importan si quien cumple los dieciocho es él, mi hijo.

Supongo que la mayoría de edad nos hace libres para decidir sobre nuestra vida en general y sobre todas las cuestiones que a ella atañen en particular. Esta edad también nos permite ejercer la ciudadanía plena y participar en nuestra sociedad activamente.

Ayer fue a celebrarlo con sus amigas y amigos, hoy lo celebraremos en familia… ¡Ay, esta mediterraneidad tan nuestra! Y yo me morderé la lengua para no ser la aguafiestas de turno. ¿Qué le digo? Que lo de decidir y la libertad a partir de los dieciocho no está tan claro como dice la Constitución… que si hubiera nacido mujer un tal Gallardón no le permitiría decidir sobre su cuerpo, ni cuándo y cómo quiere o no quiere ser madre… que esta realidad en la que vivimos de desigualdad entre hombre y mujeres lo sitúa en un plano de privilegio que mi hijo no eligió…

Intuyo que después de aguantar durante dieciocho años a la madre que lo parió, estas cuestiones las tiene meridianamente claras, así que, hoy, me dedicaré a disfrutar del día con él y de la tarta que le ha hecho su padre.

A partir de mañana espero seguir a su lado para que cuando la realidad social se le venga encima pueda seguir encontrando mi mano.

dieciocho


Deja un comentario

Día ¿de qué padre?

Es sencillamente genial. Espero que lo disfrutéis.

Hora de levantarse

(Artículo publicado en diario “Información” el domingo 16 de marzo de 2014).

Como ya saben, el próximo miércoles en el santoral cristiano se festeja a San José, quien es tenido por padre de Jesús de Nazaret sin serlo biológicamente por no haberlo engendrado (que, dicen, fue cosa del Espíritu Santo, pero eso se me escapa, la verdad). Se le denomina “padre putativo” y de su acrónimo (p.p.) viene el nombre hipocorístico de Pepe, como se llama de forma cariñosa o familiar a quienes tienen José por nombre real.

Ver la entrada original 372 palabras más